viernes, 23 de febrero de 2018

Cómo matizar tu cabello


¡¡¡Hola, hola!!!

En el post de hoy vengo a contaros cómo matizo mi pelo. Seguro que mucha de vosotras lleváis mechas rubias y, de vez en cuando, os notáis que empiezan a tener un subtono amarrillo canario o "amarillo pollo" como solemos llamar, que es un color que ninguna queremos porque, realmente, no queda bonito.

Yo soy castaña y hace unas semanas me hice unas mechas en casa con la intención de que quedaran rubias. Estuve mirando antes por Internet varias opciones para hacerse mechas y que no castigaran mucho el pelo, de hecho, lo tengo muy fino y con cualquier cosa que me haga en él, me lo suele castigar bastante. Así que al final me decanté por el tinte de Olia de Garnier, concretamente, el tono 9.3 "rubio muy claro dorado" porque tenéis que tener en cuenta que siempre se queda un tono más oscuro del que suele aparecer en la foto del tinte. 


Me costó unos 6'50€ y me gustó bastante por varias razones: no olía mal, me dejó el pelo bastante suave una vez me aclaré el tinte en la ducha y a parte y muy importante, no lleva amoníaco y es mucho mejor para que el pelo no se resienta tanto. Además, yo uso bastante las planchas (tendría que hacerlo menos) y por eso mismo, todo lo que lleve menos "cosas malas" para que me entendáis para el cabello, pues se agradece😊

El caso es que me hice las mechas y, aunque no se me quedaron del tono que a mí me gustaría, se me han quedado de un tono caramelo tirando a rubio bastante bonito y, para matizarlo de vez en cuando porque tengo un subtono naranja, uso el Champú para cabellos blancos y platinos de Deliplus (Mercadona)

Es el que os muestro a continuación:



Como podéis observar, el packaging es de color cobre y el champú es de color lila fuerte. Hay que tener bastante cuidado cuando te lavas el pelo con él porque mancha bastante así que usad una toalla vieja que no os dé pena que se manche. 

Las partículas lilas que contiene el champú tienen la función de matizar el pelo blanco y, en este caso, también los rubios (porque muchas chicas rubias lo usan).

Os cuento cómo lo hago yo....

El caso es que existe el champú y la máscara para cabellos blancos de Deliplus pero opté por comprar el champú porque creo que le voy a dar más uso que a la mascarilla y porque vi a bastantes youtubers y bloggers que mezclaban el champú con su mascarilla habitual. 

Seguid leyendo😉


Yo lo que hago es lo siguiente: una vez a la semana me lavo el pelo como lo hago de manera habitual, es decir, me lavo con mi champú Gliss de color blanco y luego, cuando toca el momento mascarilla, mezclo un poco de mascarilla que os mostraré a continuación de Deliplus para cabellos secos o dañados y a partes iguales le mezclo el champú para cabellos blancos. Lo dejo actuar unos 5-10 minutos. Luego enjuago con agua y si veo que se me ha quedado algo seco, me pongo un poquito más de mascarilla (esta vez sin champú de color lila) y me vuelvo a enjuagar.

Me costó 2€ y estoy bastante contenta con el resultado porque lo he usado ya unas 4 veces (llevo cosa de 1 mes usándolo) y a parte de matizar, me ha aclarado un poco las mechas y ahora me gustan aún más porque está más clarito el pelo.

Estos son los ingredientes que contiene el champú:


La mascarilla de la que os hablaba antes que suelo utilizar a menudo y que mezclo con el champú es esta:


Mi veredicto final, ¿repetiría con el champú lila?

¡Por supuesto que sí! Creo que es una muy buena opción para matizaros el pelo en casa sin necesidad de ir a la peluquería donde os cobran más por una misma mascarilla y podéis usar el champú hasta que obtengáis el color que deseáis.

Una vez obtenido el color, con que lo mantengáis usando el champú una vez cada 15 está bien y el precio también está más que bien😉

Así que ya sabéis, si queréis matizaros el pelo, el champú de Deliplus está genial.

Se me olvidaba comentaros que tenéis que tener cuidado las que tenéis el pelo tintado de blanco o lo tenéis realmente rubio muy muy claro, que no os dejéis mucho tiempo la mascarilla con el champú lila porque al final se os puede colorear el pelo con algo de lila, así que cuidadín.

**********

Pues nada chicas, ahora sí que sí, hasta aquí el post de hoy... Espero que os haya gustado y si es así no olvidéis dejarme vuestros comentarios.

Quiero decir que con este post no he pretendido ofender a nadie, simplemente pasar un buen rato riéndonos de cosas que pasan en la vida cotidiana.


Como siempre, nos leemos en el próximo post.


Un besito y feliz comienzo de finde💋💋

miércoles, 21 de febrero de 2018

Review: Máscara de pestañas "The curling volume" de Astra


¡¡¡Hola, hola!!!

En el post de hoy vengo a contaros una nueva máscara de pestañas que estoy utilizando desde hace unos días y con la que estoy muy contenta, ahora os cuento por qué😉

El caso es que yo soy muy asidua a llevar los ojos maquillados porque me gusta, me veo guapa... y claro, pues tiro de máscara de pestañas todos los días y cuando me vengo a dar cuenta tengo las pestañas súper secas y a veces se me quiebran.

¿Qué hago? Pues para evitar esto, hace unos meses decidí dar "un respiro" a mis pestañas así que sólo me he estado maquillando con eyeliner y poco más. Pero ahora he vuelto a las andadas (si es que al final la cabra tira al monte jajaja) y he decidido probar una máscara de otra marca solamente por dar la oportunidad de conocer buenos productos de otras marcas.

Esta vez me he decantado por la máscara que os muestro a continuación:


Es "The curling volume" de Astra y, como véis, el packaging es bastante sencillo: el bote es negro con las letras en dorado. Pero no es algo que me preocupe, sino la eficacia de la máscara.

Cuando la destapé vi el gupillón, el cual no había visto antes porque en la tienda donde la compré no tenían muestra. Es curvado, como el que os muestro:


La forma que tiene este gupillón me gusta bastante porque tiene forma de abanico lo cual ayuda a maquillarte y no es el típico gupillón recto que no tienen forma ni nada. 

Cuando lo extraes del bote para maquillarte, contiene bastante producto y yo lo que hago es retirar exceso antes de aplicármelo en las pestañas. Esto es algo que ocurre muy a menudo con las máscaras recién compradas y, sobretodo, al principio, que llevan mucho producto pero bueno, al final te acostumbras.

Se retira con facilidad con agua micelar, de hecho, es un encanto de máscara al menos para mí, el que se retire fácil y sin apenas presionar el ojo. Eso ya es mucho a su favor y el precio, ya que solamente me costó 2'90€.

¿Merece la pena? ¡¡¡Por supuestísimo!!!

Y sino, a los hechos me remito:

Sin máscara

Con máscara

Más de cerca
Perdonad si queda algún pegotito o manchita negra sin querer pero es que ese día tenía cumpleaños y me maquillé muy rápido (es lo que tiene ir con prisas), pero me hice las fotos para que viérais el resultado😊

**********

Pues nada chicas, ahora sí que sí, hasta aquí el post de hoy... Espero que os haya gustado y si es así no olvidéis dejarme vuestros comentarios.

Quiero decir que con este post no he pretendido ofender a nadie, simplemente pasar un buen rato riéndonos de cosas que pasan en la vida cotidiana.


Como siempre, nos leemos en el próximo post.


Un besito💋💋

martes, 20 de febrero de 2018

Citas, cosas que pasan

¡¡¡Hola bonicas!!!

Hoy me he levantado dicharachera, habladora, sarcástica... llámese como se quiera. El caso es que hoy me apetecía hacer un post de humor y diferente a los típicos que hago sobre belleza y maquillaje.

El post de hoy trata sobre las diversas situaciones por las que pasamos en una cita y cómo salir airosa de ella.

¿Queréis reíros un rato?

Venga, ¡vamos al lío!😊

Toda bonita historia de amor, bueno mejor dicho "cita" empieza con un subidón de adrenalina cuando ves que tu móvil no para de parpadear con esos inquietantes Whatsapps del chico que te gusta diciéndote que quiere una cita, que por qué no quedar para cenar y conoceros un poco más. Pero claro está, una mujer se hace la interesante y lo deja sufrir un poquito que a veces no viene mal. Es entonces cuando lees los mensajes en los que uno de ellos te dice "¿Te va bien esta noche a las 22?" y ahí ya claro, empiezas a dar vueltas como una loca por toda tu casa, te pones la música a toda castaña, la canción "ritmo de la noche" se apodera de ti, bailas la conga tú sola y entras en la ducha donde la juerga sigue su curso y sino que te lo digan, ¿eh?


Una vez has salido de la ducha, te vas al  armario donde amotonas la ropa, porque sí, si una cosa es cierta es que las mujeres solemos tener Síndrome de Diógenes con la ropa: venga comprar y almacenar... Y dices de pasar por chapa y pintura y tu mente "Pero míralo, si es que no tengo nada que ponerme" El caso es que empiezas a sacar ropa, tu cama se vuelve el expositor de Zara, te pruebas mil y un modelos para verte bien en el espejo... "que si este me hace mucho culete, que si este me hace más rechoncha..."


en fin, ni la prueba de un vestido de novia hasta que consigues el look que te gusta y vas dispuesta a arrasar esta noche. Pero ahora falta lo más importante, los zapatos. Consigues subirte a unos tacones quilométricos con los que dejarás a la altura del betún al chico con el que has quedado...


eso contando con que sea alto, porque claro lo has conocido en una App de ligue y te pone que es muy alto y dices "pues yo no voy a ser menos, oiga" Ahora eso sí, hay que llevar cuidado con este tipo de Apps porque hay cada carraco que miente más que un bellaco... ¡Anda, si me ha salido rima y todo! jajaja Pero el caso es que tú vas subida a tus tacones y que te quiten lo bailao y haciendo muy a lo Vecina Rubia "Tía, actúa normal cuando veas al chico que te gusta"

Proxigamos...

Ya estás toda mona y ahora sí, avisas a tu amiga para contarle que vas a quedar con un chico esta noche. Como si viera la cara de tu amiga, que está más nerviosa que tú y te pide por favor que le retransmitas la cita al más puro estilo radiopatio de La Que Se Avecina, ¿muy natural a que sí? Tú le prometes y le juras que la llamarás en algún momento de la cena. Imaginaos el momento: "¿Me disculpas? Voy un segundo al baño, vuelvo enseguida..." con el móvil en la mano y para tus adentros diciendo "Voy a contarle todo, todito, todo" Sales tres horas más tarde del aseo porque lo de contar con pelos y señales no es fácil jaja


Bueno, el caso es que habéis quedado a las 22:00 h en un restaurante súper chulo de la ciudad. Tu ligue te ha mandado un Whatsapp "Seré puntual" mientras quedan 10 minutos para la cita y tú sigues tan campante sentada en el sofá de tu casa haciendo tiempo y que así el chico en cuestión espere un poquito. Porque claro, si llegas temprano eres una desesperada y si llegas tarde una tardona, pero mejor ser tardona que desesperada. "Ya si eso llego 15 minutos tarde y le digo que había tráfico"  ¿Tráfico a las 22 de la noche? Vengaaaaa.... jajaja Pero tú quedas divina y punto 😆

Os presentáis, os dais dos besos y comenzáis a hablar de vuestras cosas... Bla, bla, bla que si dónde vives; bla, bla, bla que si a qué te dedicas... y tú pensando "pero si eso ya me lo has preguntado por la app, ¿me está confundiendo con otra o este chico tiene memoria pez?"

El caso es que eso ya te empieza a hacer dudar de si el chico está por ti y llega un momento de la cena donde no te siente ni segura ni confiada (y no, no estoy haciendo spoiler del anuncio de las compresas Evax Fina y Segura) ya que el tío es un peñazo y quieres quitártelo de enmedio.

Así la lucecita en tu cabeza se enciende y dices "Ahora sí que sí, tú pa' tu casa y yo pa' la mía" y le empiezas a hablar de tu ex. Y es que como sabéis, a los chicos les aburre que les hables de tu ex y salen por patas y para ti estupendo porque haces un papel de Oscar y te lo quitas de encima. Hay que ser prácticos, oiga.

"Es que de verdad, lo que me hizo no se hace"
Y en este momento el chico dice "No, no, no, exs otra vez no, en esta cita no", su cara empieza por momentos a ponerse roja y pasa a color morado y aprovechas para soltarle "Mira, yo es que no lo he superado y me cuesta mucho hablar (sigues hablando y hablando de tu ex) ¿qué tal si nos vemos otro día?" El chico accede encantado y tú también estás encantada sabiendo que lo de volver a quedar no se lo cree ni "jarto'vino" Porque es un peñazo de los grandes y sabes que te tirarías de los pelos si estuvieras con él, vamos que esa relación no tendría ningún futuro, ni el que ve Sandro Rey en sus cartas jajaja

¡Que no os habéis gustado! ¿Y qué pasa? ¡¡¡Naaaaa!!! Por H o por B, a ti no te ha gustado porque no tiene palique, no habla, es parado, te dan ganas de decirle "Trata de arrancarlo, Carlos" jajaja  y tú no le has gustado a él.

Y así termina una cita de lo más interesante, tú llamando a tu amiga para seguir la marcha en un pub de la ciudad mientras el chico se piensa que tú estás llorando todavía por tu ex... Hay que ver lo que tenemos que hacer a veces las mujeres para quitarnos un pelma de enmedio ¿Estáis conmigo?

Posdata: Siempre te quedará ir a First Dates donde seguro que te ponen a alguien todavía más raro, porque vamos, ahí sí que no aciertan ni una para que salga una pareja.


**********

Pues nada chicas, ahora sí que sí, hasta aquí el post de hoy... Espero que os haya gustado y si es así no olvidéis dejarme vuestros comentarios.

Quiero decir que con este post no he pretendido ofender a nadie, simplemente pasar un buen rato riéndonos de cosas que pasan en la vida cotidiana.


Como siempre, nos leemos en el próximo post.


Un besito💋💋

bellezaenmineceser.com | Copyright 2017